Congestión nasal: ciclo nasal congestión y descongestión

A lo largo del día hay patrones naturales de nuestro cuerpo que cambian sin que lo percibamos y el ciclo nasal es uno de ellos. Muchas personas creen que cuando respiramos por la nariz, el aire se reparte equitativamente por los dos orificios. La verdad es que no. El ciclo nasal o también conocido como ciclo de congestión y descongestión nasal es el culpable de que las fosas nasales se turnen para expulsar el aire.

Cuando hablamos de ciclo nasal, nos referíamos a esa sensación en la que a veces tenemos la nariz congestionada y otras veces descongestionada. Esto se debe a la alternancia de fases de los plexos cavernosos de la cavidad nasal que suele durar entre 4 y 8 horas. Depende la fase en la que estemos, congestión o descongestión, una de las vías de las fosas nasales se siente bloqueada y con dificultad de respirar, mientras que la otra nos permite respirar con muchísima mayor facilidad. Al tiempo, se realiza el cambio de fase y la vía nasal que estaba congestionada se descongestiona y la que estaba despejada se bloquea.

Congestión nasal: ciclo nasal congestión y descongestión

A lo largo del día hay patrones naturales de nuestro cuerpo que cambian sin que lo percibamos y el ciclo nasal es uno de ellos. Muchas personas creen que cuando respiramos por la nariz, el aire se reparte equitativamente por los dos orificios. La verdad es que no. El ciclo nasal o también conocido como ciclo de congestión y descongestión nasal es el culpable de que las fosas nasales se turnen para expulsar el aire.

Cuando hablamos de ciclo nasal, nos referíamos a esa sensación en la que a veces tenemos la nariz congestionada y otras veces descongestionada. Esto se debe a la alternancia de fases de los plexos cavernosos de la cavidad nasal que suele durar entre 4 y 8 horas. Depende la fase en la que estemos, congestión o descongestión, una de las vías de las fosas nasales se siente bloqueada y con dificultad de respirar, mientras que la otra nos permite respirar con muchísima mayor facilidad. Al tiempo, se realiza el cambio de fase y la vía nasal que estaba congestionada se descongestiona y la que estaba despejada se bloquea.

Este patrón natural se origina para dar un descanso. Mientras una esta funcionando con normalidad, la otra se está recuperando del continuo paso de aire por las fosas nasales que las sustancias contaminantes pueden llegar a irritar y resecar. Durante este proceso, un lado puede llegar a expulsar en torno al 75% del aire y el contrario el restante. Aun así, este proceso puede tener un gran impacto en la calidad de la vida de las personas. Este proceso, si coincide con una fase de congestión nasal, puede dificultar la respiración, causar dolores de cabeza, afectar al sueño y, por tanto, reducir tu rendimiento en tus responsabilidades diarias.

Cuando sufras de congestión nasal debes de tener en cuenta que todo este proceso se vuelve insoportable e incómodo porque la apertura nasal que estaba obstruida se siente mucho más congestionada. Básicamente, la sensación de taponamiento se ve aumentada generando irritabilidad e incomodidad. Las alergias estacionales, las condiciones ambientales o la exposición a alérgenos o sustancias irritantes como el polen o los ácaros del polvo puede desencadenar que una congestión mayor del ciclo nasal. A su vez, la postura en la que dormimos de noche acentúa la congestión nasal y no ayuda al drenaje de la mucosidad.

Aun así, existen diferentes remedios para hacer frente a la congestión del ciclo nasal y permite reducir el impacto negativo de dicho taponamiento. Los descongestionantes nasales de Afrin® son una opción ideal para tratar la congestión nasal y abrir las vías nasales cuando coincide con el ciclo nasal. Sus diferentes versiones, para adultos y niños, consigue reducir la inflamación y un alivio de hasta 12 horas, ideal si necesitas descansar. Otras opciones para abrir las vías nasales como el uso de humidificadores, mantener una buena higiene y limpieza nasales con soluciones salinas pueden ayudar a reducir la congestión del ciclo nasal.

La siguiente vez que percibas que solo respiras por una de las fosas nasales, recuerda que es un proceso natural donde las vías nasales están turnándose para poder descansar y que los orificios no resequen. Si te incomoda en exceso y empeora tu calidad de vida prueba con algún producto para la descongestión nasal y, si la situación no mejora, no dudes en acudir a un especialista.