Sangrado por la nariz: razones más comunes

Hablamos de hemorragias nasales cuando existe una pérdida de sangre del tejido que recubre el interior de la nariz. Puede darse en una fosa en específico o ambas. Usualmente la aparición de sangre suele ser señal de alarma, sin embargo, los sangrados nasales son muy comunes y usualmente suelen aparecer debido a la presencia de alguna irritación o si se tiene un resfriado. Es decir, son pocas las ocasiones en las que indican una complicación médica grave.1

También conocida como epistaxis, la hemorragia nasal puede ser de dos tipos:

  • Nasal posterior: se produce en la parte más profunda de la nariz, por lo que es común sentir que la sangre corre a través de la garganta, ya que puede ser desde pequeñas gotas o hilos, hasta un flujo mucho más abundantes. En este caso es recomendable acudir con un médico a la brevedad.
  • Nasal anterior: Esta es la más común y la que llega a aquejar a la mayoría de la población al menos una vez en su vida. Se da en el momento en el que los vasos sanguíneos nasales, localizados en el área del tabique, se revientan, dando lugar a la hemorragia que escurre por las fosas nasales.
Image

¿Por qué sangra la nariz?

A pesar de que la epistaxis es muy común, las causas de su aparición son múltiples y varían de persona a persona. Algunas de las causas más comunes de las hemorragias nasales son las siguientes:

  • Rascarse el interior de las fosas nasales, principalmente si es con algún objeto o si se hace con las uñas largas.
  • Meterse cualquier cuerpo extraño dentro de las fosas nasales. Los vasos que la recubren cicatrizan muy rápido, pero también son muy sensibles.
  • Tener traumatismos o heridas nasales.
  • Malformaciones o desviaciones nasales.
  • Debido a infecciones que provoquen inflamación.
  • Sonarse muy fuerte o no tener una limpieza nasal adecuada.
  • Uso de anticoagulantes.
  • Por resequedad de la mucosa que recubre la nariz, como por ejemplo cuando se está en un clima muy seco y sin la suficiente humedad en el ambiente.
  • Exposición a químicos que irriten la mucosa nasal.
  • Hipertensión severa.
  • Rinitis severa causada por alergias.
  • Cambios bruscos de altura, sobre todo si se acostumbra a estar al nivel del mar y se va más alto.

A pesar de que estas son algunas de las causas más comunes, la nariz también puede sangrar debido a padecimientos más graves que, a pesar de ser menos frecuentes, en caso de presentarse es necesario acudir de inmediato con un médico.

Hemorragias nasales: prevención y remedios

Como ya mencionamos, la epistaxis nasal es muy común y multicausal, por lo que las principales medidas de prevención son justamente evitar llevar a cabo las actividades que la provocan, como es el caso de rascarse la nariz, introducir objetos o sonarse muy fuerte.

Si el sangrado prevalece o existe la sensación de que corre por la faringe es necesario acudir al médico. De igual manera si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Mareo, debilidad o sensación de desmayo.
  • Si la epistaxis se acompaña de sudoración o palpitaciones.
  • Si la hemorragia no se detiene y ha durado más de media hora.
  • Si se observa la presencia de moretones inusuales en alguna zona del cuerpo.
¿Es alergia o resfriado?

¿Es alergia o resfriado?

La verdad es que pueden ser ambas. Conoce los síntomas de gripe y los síntomas de alergia y aprende cómo puedes obtener el alivio que necesitas.